miércoles, abril 26, 2006

UN CABLE A VENUS

Un quirúrgico primer plano: sublime
exaltación del rosado vergel rozado
ante su mirada ardiente.
Piensa (piensa si aún no es el otro,
si lo Blanco no lo ha invadido)
en su ojo como atributo divino,
compensación de la realidad...

Pero nada propicia el cálculo, laica
superstición en la hora fatal;
él sabe que es -que siempre ha sido-
deseo fermentado
deseo fragmentado

el otro.

2 comentarios:

Gustavo Tisocco dijo...

maravilloso.
Un abrazo Gus.

claudioseasin dijo...

Una belleza! Me gustaría contactarme con vos. Es por Los Navegantes, que voy a retomar en marzo.