domingo, abril 30, 2006

EL SEÑOR DE LAS SEDUCCIONES

Me enseñaron que lo esencial no se aprende:
obraron de maestros mi cuna y mis lunas.
Algunas paradojas alumbraron mi sendero:
simular debilidad para construir fortalezas
callar la palabra justa para que otra boca
se complazca en pronunciarla.
Que atribuyan al azar mis colecciones,
que odien en mí lo que en ellos sería pan de vida;
sólo el tiempo podrá mitigarme, única ley
a la que debo someterme, igual a los iguales.
Mientras tanto, a quien me desprecia, admito:
la razón está de su parte, Salamanca no presta.
Todo don es gratuito.

10 comentarios:

Natalia Molina dijo...

Palabras puentes, puertos, sortilegios, manos. Palabras que tienen anverso y reverso.
Gracias por tu poesía Mariano.

Gustavo Tisocco dijo...

siempre es bueno saberse pleno, pese a lo que nos enseñaron.
Buen poema Mariano.

Un abrazo Gus.

LuiS L3mØs dijo...

Tienes una singular técnica de expresar las cosas, me gustaron especialmente el primero y último versos, sin embargo me da la impresión de que tu poema en lo profundo manifiesta una opción de mimetizarse con la vida en vez de luchar con ella...¿Estaré en lo ciert?
Un fraterno abrazo
http://musica-y-poesia.blogspot.com

Gustavo Tisocco dijo...

Mariano siempre es placentero, y este poema no es la excepción.
Un abrazo Gus.

Veronica Curutchet dijo...

Más que una mano extendida, más que una sonrisa, más que la alegría del encuentro, la amistad es la fuerza espiritual que una persona recibe cuando descubre que hay otra que cree y confía en ella.

♥FELIZ DIA DEL AMIGO ♥
Verónica

Analía dijo...

Muy buen poema, conmovedor. Un buen final "Todo don es gratuito", me gusta esa frase.
Gracias por compartirlo, Mariano.
Un cariño
Analía

Mónica Angelino dijo...

Todo don es gratuito pero con eso no alcanza, hay que ponerle más, más de eso que hace que se convierta en el poema, vos lo lográs.

Saludos

Juan Carrizo dijo...

Poema filosófico como todos los tuyos,no me atrevo a interpretarlo solo lo admiro

Juan Carrizo dijo...

Cuando deses dar una vueltita por mi blog te espero (poemasdejuancarrizo.blogspot.com)

Claudio Sesín dijo...

Humor y talento. Gran poema. Como decían los viejos: si la envidia fuera tiña, cuantos tiñosos habría.